martes, agosto 01, 2006

Introducción

Recién en el S XVIII, los científicos comenzaron a entender la diferencia entre un cuerpo frío y otro caliente. En primera instancia plantearon que al calentar un objeto se le traspasaba un fluído invisible que le llamaron calórico.

A mediados del S XIX se elaboró un modelo de reemplazo. Este suponía a la materia compuesta por muchas partículas pequeñas en contínuo movimiento, el que se intensificaba con la temperatura de los cuerpos. Este modelo físico se conoce como la Teoría Cinética Molecular. Dentro de éste, la sensación de calor es la detección de esta agitación por parte de las células especializadas del cuerpo.